Movimiento Tierra OLLIN XIHMAI



OLLIN XIHMAI – MOVIMIENTO TIERRA TEJIDO INTERREGIONAL

La idea del proyecto de desarrollo regional parte del enfoque multisectorial y la necesaria concertación de un plan de acción territorial concebido bajo parámetros de coordinación institucional y sostenibilidad en las acciones planteadas.

En un contexto donde el sistema económico neoliberal la globalización y el comercio han beneficiado –casi- exclusivamente al capital transnacional a costa de la justicia social y del deterioro ambiental; donde los mercados priman la difusión de la biotecnología; donde la desigualdad aumenta y donde el trabajo –comercio-  se sitúa como la fuerza más importante para generar riqueza en nuestras sociedades; es necesario replantear propuestas y puntos de vista sobre el comercio y desarrollo local, pensando ya no sólo en la salud humana, sino en el medio ambiente y en el ámbito social (fortalecimiento de las comunidades rurales).

Ante este panorama, ya no de problemas regionales, sino de peligros mundiales sucede que los riesgos adquieren un nuevo carácter a causa de la velocidad con la que se producen y re-producen; la reorganización no sólo de espacios sino de los tiempos  se está sucediendo; es decir, lo que hace algunos años tomaba tintes exagerados hoy ya es parte de las realidades sociales, vivimos ya, en un contexto donde lo exacerbado está re-configurando la identidad y la misma subjetividad, lo cual se ha traducido en el traslado de peligros e incertidumbres a  espacios públicos para debatirlos y generar posibles resultados a lo que ya es una realidad que desborda la razón; estamos pues, ante  un ejercicio que atraviesa los procesos contemporáneos, ante un acto de confrontación en donde la modernidad es cuestionada y  se pone en duda la viabilidad del discurso, se cuestionan las lógicas autónomas de los procesos de la modernidad y de su proyecto que se disuelve, por ejemplo, ante el incremento de desigualdades. Por eso, cabe mencionar que esta nueva época de auto confrontación es producto de la acción de las personas, la manera en la que están evolucionando las ciudades contribuye a tener mas riesgos en enfermedades tanto de salud mental como de salud física, y la idea de este proyecto es tratar de mejorar nuestra manera de vivir para llevar una vida mas correcta con nosotros mismos y el universo entero, ya que nosotros formamos parte de este ecosistema el cual no debería de ser tan corrompido, de ahí que surgen proyectos como este que nos enseñaran a llevar una buena dirección de autoconsumo tanto como energético y sustentable, como también a su vez de apoyo comunitario y artesanal en todas las diferentes regiones y municipios a encaminar el mensaje de donde hay cultura hay paz y donde hay paz hay cultura.

Por tanto, es tiempo de caminar pensando en soluciones integrales, donde por ejemplo, la conservación del medio ambiente, la economía sustentable, la soberanía alimentaria y el impulso a la sustentabilidad de familias rurales hagan viable no sólo el desarrollo de pequeños productores, sino un proyecto de lucha contra la pobreza.

Sin embargo, entendemos que la creación de  una sociedad civil global desde el trabajo local implica un tejido asociativo  encaminado con el desarrollo sostenible y por tanto de respeto por el medio ambiente. Es por eso, que partiendo de realidades sociales regionales con impacto nacional, Ollin Xihmai, nace como un proyecto que organizando localmente abre alternativas para la redistribución de recursos fomentando la participación local-ciudadana en la búsqueda de sociedades más justas, respetando la perspectiva de los propios productores y buscando consensos  entre instituciones y organizaciones sociales, al tiempo en que se activa en el cambio con la participación autogestiva que permite replantear los aspectos que inciden en la estructura socioeconómica regional.

Ollin Xihmai surge también de la necesidad de impulsar la producción orgánica e incrementar el compromiso de cooperación a fin de consolidar la participación activa y autogestionaria en una lógica que permita una  comercialización, producción  y consumo responsable que beneficie a los productores locales lo que a su vez se traducirá en mejores niveles de bienestar colectivo acompañado por un cambio de conciencia en beneficio del desarrollo y optimización  no sólo de nuestros recursos, sino de nuestras capacidades de consumo.

QUIEN

El desarrollo del proyecto significa la incorporación de nuevas instituciones, por lo cual es importante crear bases de apoyo para este proyecto. El compartir experiencias piloto de producción, planeación, gestión comunitaria y social, es un componente estratégico de participación y de sociedad civil en un proceso de apropiación de este proyecto regional.

A la vez que es necesaria la participación de instituciones gubernamentales, universidades y organizaciones no gubernamentales, combinando el saber técnico con el saber popular.

DÓNDE

La finalidad es favorecer una re estructuración integral entre las relaciones sociedad-naturaleza, y para ello hay que planear y definir un territorio, de tal forma que pueda ser utilizado de manera regulada y en atención a las posibilidades que este ofrece para desarrollar alternativas de producción y consumo consciente respecto a las características locales.

Ollin Xihmai, trasciende la noción que desde la modernidad como pensamiento de época implicó la delimitación de los Estados- Nación o lo que también puede leerse como la delimitación política de los territorios y apuesta al biorregionalismo como un nuevo  espacio de vida, donde contrariamente a los límites creados por el hombre, las áreas geográficas son delimitadas no por el ser humano, sino por la misma naturaleza, de tal forma que  características como el tipo de suelo, flora, fauna y las culturas que los habitan, son las que configuran las unidades geográficas, generando así, un territorio de conciencia recreado por lo local.

Teniendo en cuenta que Ollin Xihmai es una estrategia impulsada por un colectivo de organizaciones de la sociedad civil que trabaja en el Estado de Hidalgo mediante biorregiones que van más allá  de los límites creados por el hombre buscando la toma de conciencia sobre la importancia del territorio valorando lo regional, cultural y local y respetando fronteras naturales; extiende su iniciativa a comunidades que  puedan complementarse entorno al Estado de Hidalgo que apunten a un futuro sostenible con conciencia crítica que puedan propiciar el intercambio y fortalecimiento económico, generando así, un puente cultural y de cooperación entre las biorregiones y las organizaciones sociales para facilitar el crecimiento del proyecto y el fomento de prácticas de consumo y producción sustentables, mediante el intercambio de fuerza y energía.

CÓMO

Fortalecer un modelo replicable para sanar y restaurar el vínculo entre campo y la ciudad mediante el aprovechamiento integral de los recursos y las capacidades campesinas, estableciendo una red de productores interregionalmente.

La constitución de esta red es una importante herramienta para la planeación y desarrollo de las comunidades campesinas, toda vez que facilita y promueve novedosas formas de reorganización social que se vinculan con el manejo del territorio, fomentando en todo momento el trabajo y la autogestión.

Buscando la mejoría del pago de energías que son consientes para el desarrollo social como lo son las energías sustentables llámese  estufas de carbón, energías eólicas, energías renovables como pueden ser de productos inorgánicos crear fuentes de calor, baños secos etc.

Algunos puntos clave como la consolidación de la red de productores, la promoción y difusión de sus productos, la distribución de éstos y los puntos de comercialización en articulación con los productores, son los ejes centrales a trabajar para  mejor posicionamiento del consumo y comercio responsable –sustentable.

De tal forma, que un modelo planteado a seguir es: (OBJETIVOS)

1. Generación de un tejido de productores, artesanos y campesinos comprometidos con el respeto al medio ambiente y desarrollo biorregional.

2. Capacitación autogestiva para que los productores,  de manera autónoma, cuenten con las condiciones necesarias para que sus productos puedan seguirse generando de manera autónoma.

3. Fortalecimiento de la conexión entre productores y consumidores mediante la realización de festivales que además sirvan para generar ejercicios de economía alternativa-autónoma sin intermediarios con una remuneración justa para los productores campesinos.

4. Construcción de sinergias y lazos de cooperación con organizaciones vinculadas al consumo justo, comercio responsable y desarrollo sustentable, mediante el establecimiento de mercados alternativos, canastas orgánicas, por mencionar algunos.

5. Unificación de los productos asociados al tejido de productores con la generación de marcas comunes, que simboliza el conocimiento y la formación mutua y de confianza establecida entre productores y consumidores.

6. Difusión de los productos locales, mediante la articulación e interlocución entre productores y consumidores a fin de ampliar el mercado y potenciar la producción autónoma, fortaleciendo así, el contacto campo-ciudad.

7. Promoción y sensibilización sobre la producción local y el consumo responsable.

POR QUÉ

Es necesario crear caminos alternativos que colaboren con un desarrollo sostenible, que surja contemplando las necesidades de la población y que sea incluyente, que se construya por los mismos actores sociales involucrados en este proceso, que promueva la autogestión, abonando el camino a la autonomía.

El reparto desigual de la riqueza, el deterioro ambiental, el planeta fracturado por ruptura de pozo  petrolero o desastres naturales, actual desarrollo insostenible, fenómenos migratorios, deforestación, desertización, efecto invernadero, explotación laboral, consumismo ligado al usar y tirar con niveles insostenibles ecológicamente, concentración del comercio mundial en 200 empresas, un modelo económico neoliberal en declive, mal manejo en materia de derechos humanos, por mencionar algunos, son algunos de los fenómenos que describen nuestra realidad cotidiana y que configuran nuestra memoria e historia colectiva.

Estamos en  definitiva, ante un panorama gris impulsado por las propias acciones humanas donde las realidades son protagonizadas por sociedades desordenadas y abiertas con necesidades inmediatas guiadas por el dominio y la explotación que deciden su futuro en condiciones inseguras que ellas mismas fabricaron, como el cambio climático, la economía global en declive; el aumento en la emisión de gases de países industrializados o el desprecio por el impacto de la industrialización en los seres humanos y en la naturaleza, las catástrofes nucleares, el consumo de alimentos genéticamente modificados y  las nuevas enfermedades, entre otros.

El panorama planteado es políticamente explosivo, pues impera la incertidumbre planetaria; sin embargo, son precisamente los efectos colaterales de nuestras propias acciones, los motores del nuevo cambio social que  abren el camino para la participación civil y nuevos espacios de acción.

Ollin Xihmai, cuenta precisamente con una simbiosis de futuro y sociedad –dimensión temporal-social-,  porque a pesar de que la agricultura orgánica y el impulso de una economía basada en recursos y capacidades locales se está impulsando, los productos producidos son prácticamente desconocidos en el mercado nacional y regional; en este sentido es importante ampliar los tejidos de productores locales, permitiéndoles el acceso al sistema de comercio con relaciones y participación horizontal en donde  productores y  consumidores establezcan relaciones justas y de respeto, apuntando también a un consumo responsable.

Con la apuesta al biorregionalismo, apostamos también a una nueva forma de entender y de guiarnos en la vida; al arraigo del ser humano a la tierra y a la construcción de una nueva división territorial de acuerdo a los sistemas naturales, a las necesidades, con estructura de intercambio y con sostenimiento biológico a largo plazo; con una economía autosustentable, autosuficiente, de cooperación y de conservación.

El valor adicional es que además de trabajar en la inequidad social se suma la importancia por el medio ambiente con nuevas formas de relación entre las personas y el medio; lo cual se convierte en nuestra razón como estrategia impulsada por organizaciones de la sociedad civil, fomentando nuevas prácticas de producción, comercio y consumo sanas, social y ambientalmente responsables y sustentables.

Por tanto, entendemos que además de generar un vínculo mayor entre campo- ciudad, impulsamos una capacidad reflexiva o de cuestionamiento en los propios consumidores sobre sus productos consumidos diariamente una vez que han visibilizado los precios y productos del tejido de productores locales.

La sustitución de lo externo por lo nuestro, el impulso al desarrollo sostenible, la autogestión, la autonomía, el consumo consciente y sustentable, el surgimiento de soluciones desde nuestras comunidades y el fortalecimiento productivo local a fin de contar con un nuevo modelo de producción  económica, social y ambientalmente sustentable, mediante el trabajo y promoción de productos locales, son nuestras propuestas como un cambio profundo ante lo que las nuevas realidades sociales exigen.

Porque ya es tiempo de mejorar nuestras siguientes generaciones de ellos depende la estabilidad y el futuro del mundo entero, no hay nada mejor que el tratado de la tierra y de sobre eso el trueque de alimento como nuestro dinero diario.

Publicado en Regresando a la Tierra
Tema anterior Tema siguiente